FUNDACIÓN BOBATH

La Fundación Bobath fue inscrita en el Registro de Fundaciones del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales el 2 de julio de 2002. Según sus estatutos, los fines de su acción son la asistencia y el tratamiento integral de las personas afectadas de parálisis y daño cerebral, la formación educativa y profesional de los discapacitados desde la etapa escolar hasta la formación profesional para su inserción laboral, y la formación de los profesionales que atienden a esas personas. Además, intentan promocionar la investigación sobre la parálisis y el daño cerebral.

Para lograr estas misiones y lograr que estas personas puedan llevar una vida tan normalizada como sea posible, su proyecto sigue un enfoque interdisciplinar basado en la filosofía Bobath: todo tipo de actividades asistenciales, formativas y de divulgación, creando centros para el tratamiento y educación especializados de las personas paralíticas cerebrales.

Los integrantes

Cada profesional interviene teniendo en cuenta las necesidades del niño y el problema principal que le impide evolucionar, para así poder alcanzar los objetivos marcados en común por el equipo.

El equipo de fisioterapeutas trabaja sobre los problemas específicos del control de la postura y del movimiento del niño, tan importante para que adquieran un control básico, y en la preparación para el desarrollo de las habilidades finas como hablar, comer, atender, acceder a las diferentes herramientas de trabajo en el aula… Así el niño afectado de parálisis cerebral puede adquirir un mayor grado de independencia y autonomía.

Los logoterapeutas abordan la mejora de los problemas en la deglución de los alimentos, tanto sólidos como líquidos, y en el entrenamiento de los movimientos finos de la boca para el habla. También trabajan los problemas específicos que alteran la comunicación y estructuración del lenguaje del niño con parálisis cerebral. Con su intervención apoyan al niño en su aprendizaje en el aula y en su entorno.

El equipo de terapeutas ocupacionales desarrolla programas funcionales, que cubren aquellas necesidades que el alumno necesita en su día a día, como actividades de autonomía en la higiene y la alimentación, de adaptación y de entrenamiento en el uso de ayudas técnicas necesarias para el acceso a las diferentes tareas, modificación de la sedestación y entrenamiento en el uso de sillas eléctricas…

La psicóloga hace valoraciones iniciales globales, que van a marcar el punto de partida para desarrollar los programas educativos, y contempla todos aquellos aspectos emocionales, relacionales, socio-afectivos que interfieren el desarrollo global del niño. Posteriormente lleva a cabo programas individualizados para modificar los estados emocionales de algunos niños y así incorporarlos al aula, para que puedan interrelacionarse con sus compañeros.

Los maestros, como parte del equipo de tratamiento, están formados en el Concepto Bobath y tienen como objetivo conseguir la mayor funcionalidad en los aprendizajes con el fin de que cada alumno adquiera y alcance los objetivos que marcan las distintas etapas educativas.
La adquisición de los objetivos para nuestros alumnos es muy lenta y por ello marcamos unos objetivos a corto plazo accesibles que, una vez alcanzados con éxito, sientan las bases para aprendizajes más complejos. En las aulas se lleva a cabo el proyecto educativo del alumno a través de actividades tanto individuales como grupales, para alcanzar los objetivos curriculares.

 

 

 

 

 

Recent Posts